Adriana Torres-Machorro,
Departamento de Cirugía, Instituto Nacional de Cardiología Ignacio Chávez, Ciudad de México, México
Christopher Ruben-Castillo,
Servicio de Angiología y Cirugía Vascular, Instituto Nacional de Ciencias Médicas y Nutrición Salvador Zubirán, Ciudad de México, México
José F. Torres-Roldán,
Colegio Mexicano de Ortopedia A.C. Ciudad de México, México
Óscar F. Miranda-Gómez,
Servicio de Cirugía Vascular y Cardiotorácica, Instituto Nacional de Cardiología Ignacio Chávez, Ciudad de México, México
Jorge Catrip-Torres,
Servicio de Cirugía Vascular y Cardiotorácica, Instituto Nacional de Cardiología Ignacio Chávez, Ciudad de México, México
Carlos A. Hinojosa,
Dirección de Cirugía, Sección de Angiología, Cirugía Vascular y Terapia Endovascular, Instituto Nacional de Ciencias Médicas y Nutrición Salvador Zubirán, Ciudad de México, México


En los países industrializados, los altos costos del tratamiento de la diabetes mellitus derivan de las fallas en el proceso de respuesta a la enfermedad, sin embargo, en naciones emergentes, los elevados costos se asocian principalmente a la atención tardía de los pacientes. Los montos del tratamiento del pie diabético en México corroboran que existe una deficiencia en el sistema de salud. Por ello, los esfuerzos deben enfocarse a la prevención, pues el costo de un paciente con diabetes con buen control y sin complicaciones es de 8,000 pesos mexicanos anuales. Esta suma representa «poco» comparado con el costo del manejo anual de un solo paciente con complicaciones, que puede sobrepasar los 300.000 pesos, o incluso multiplicarse si se realiza una amputación mayor. Se debe fomentar una consciencia profunda de las catastróficas secuelas del pie diabético y, con ello, limitar la progresión de esta enfermedad. Es de extrema importancia modificar las imperfecciones en la atención médica e implementar estrategias preventivas eficaces a nivel local y nacional para minimizar la realización de amputaciones mayores y abatir sus consecuentes costos. La pérdida de una extremidad afecta al paciente y a la familia del enfermo. En estos casos, todos participamos de manera directa o indirecta en la reinserción de los enfermos a la vida productiva o normal, lo cual es imposible de lograr una vez que la extremidad se compromete seriamente, pues se afecta irreversiblemente el entorno del enfermo y a la sociedad en la que se desarrolla.



Keywords: Pie diabético. Costo económico. Costo social. Incapacidad. Amputación. Estrategia de prevención.